4 reglas desactualizadas que todo empresario debe deshacerse

Por noviembre 5, 2020Notas de Interés

Entrepreneur México

Te guste o no, las cosas han cambiado. Las “reglas” tradicionales del trabajo simplemente ya no se aplican a la mayoría de los empleos.

Gracias a la vida nada permanece y estamos en constante cambio. Afortunadamente también aplica para el trabajo.

Te guste o no, las cosas han cambiado. Las “reglas” tradicionales del trabajo simplemente ya no se aplican a la mayoría de los empleos, y esa puede ser una verdad difícil de escuchar. Muchos de nosotros ya estamos abrumados con el gran volumen de decisiones difíciles, cambios y nuevas responsabilidades que tenemos que hacer, pero, para hacer lo mejor para nuestras empresas, es fundamental analizar detenidamente cómo solían ser las cosas. qué ha cambiado desde entonces y, lo más importante, cómo debemos responder a esos cambios.

Regla antigua: horario de oficina tradicional

Nueva regla: horas activas

Para muchas industrias, la introducción del trabajo remoto creó una gran conmoción para la que, si somos honestos, no todos estaban completamente preparados. Sin embargo, como trabajar desde casa sigue cambiando la forma en que hacemos negocios, es importante que los empleadores nos demos cuenta de que no podemos cambiar todo el formato de trabajo y hacer cumplir las mismas reglas. “Así es como siempre lo hemos hecho” es irrelevante. Las circunstancias han cambiado y es hora de que los propietarios de empresas se adapten.

Lo siento amigos, pero el tradicional de lunes a viernes, de 9 a.m. a 5 p.m. el calendario está oficialmente muerto y es hora de que los propietarios de negocios den el salto. En lugar de mantener un formato obsoleto que, seamos honestos, nunca fue realmente bueno para la productividad, no tengas miedo de repensar las cosas.

Reemplaza tus horas de trabajo tradicionales con “horas activas” predefinidas que funcionen para ti, tus empleados y tu empresa. Eso podría ser a las 2 p.m. a las 5 p.m. todos los días (o algún otro período de tiempo que tenga sentido), y anima a tus empleados a estar disponibles y / o de guardia durante estas horas.

No olvides pedir a tus empleados información sobre lo que les funciona mejor, y no es necesario que sean las mismas horas de actividad para cada empleado todos los días de la semana. Ya sea que estén trabajando de 5 a.m. a 7 a.m., 1 p.m. a las 3 p.m. o las 8 p.m. a las 11 p.m., cuando están trabajando, importa mucho menos que si el trabajo se está haciendo o no.

Regla anterior: semana laboral estándar de 40 horas

Nueva regla: programación flexible

Me encanta recordarle a la gente que la jornada laboral de ocho horas tiene más de 200 años. A Robert Owens, un activista galés por los derechos laborales, se le atribuye haber acuñado la frase “Ocho horas de trabajo, ocho horas de recreación, ocho horas de descanso” en 1817, y es un concepto que rápidamente llegó a Estados Unidos. A principios de la década de 1920, la idea de la jornada laboral de ocho horas se generalizó y hemos confiado en esa estructura desde entonces.

Obviamente, muchas cosas han cambiado en los últimos doscientos años, entonces, ¿por qué todavía nos aferramos a un concepto que literalmente tiene siglos de antigüedad? Las investigaciones demuestran que las jornadas laborales más cortas (y las semanas laborales más cortas) son formas fantásticas de mejorar la calidad de vida y la calidad del trabajo de sus empleados. Sabemos que los empleados que son más felices (y más productivos) ayudan a mejorar el resultado final, entonces, ¿por qué no hacemos el cambio?

Como propietario de una empresa, debes analizar críticamente si la jornada laboral de ocho horas funciona realmente para tu empresa. Resiste la tentación de tomar decisiones basadas en aquello con lo que te sientas cómodo. Puede que te guste la jornada laboral de ocho horas porque te facilita el control de los empleados, pero eso no significa necesariamente que sea lo mejor para tu empresa. En cambio, tal vez debas concentrarte en contratar empleados en los que confíes para no tener que vigilarlos todos los días.

Los estudios muestran que los empleados trabajan mejor en períodos concentrados, y cuando tienen el control de sus propios horarios, y mejorar el bienestar de sus empleados vale la pena. Las empresas que introducen más flexibilidad en su semana laboral pueden ver aumentos en la productividad, la salud y el bienestar, además de la rentabilidad. Aferrarse a un horario de trabajo rígido podría dañar más sus resultados finales que ayudar a su tranquilidad.

Regla antigua: demasiada (o muy poca) supervisión

Nueva regla: responsabilidad

Una de las razones por las que muchos propietarios de negocios se resisten a introducir horarios flexibles u opciones de trabajo desde casa es porque les preocupa que sea difícil supervisar a los empleados si no están en la oficina o si no están conectados al mismo tiempo.

Si bien estas nuevas formas de hacer el trabajo pueden requerir una gran cantidad de confianza en sus empleados para que realmente hagan las cosas en lugar de ver Netflix con el dinero de la empresa, se trata de crear una estructura en la que obtengas lo que necesitas y permitas que tus empleados prosperen. La rendición de cuentas es fundamental y permite a tus empleados tener una comprensión clara de las responsabilidades y expectativas, dándoles la libertad de prosperar en un entorno de trabajo no tradicional, al tiempo que crea la estructura suficiente para que usted se asegure de que el trabajo se está realizando.

Desafortunadamente, si no sabes qué hacen tus empleados a diario, no siempre es un problema de “ellos”. Si tus colaboradores no tienen expectativas claras de lo que deberían hacer (y cómo deberían hacerlo), es más difícil para ellos darles la seguridad que necesitas de que las cosas se están haciendo.

En lugar de desconectarte de tu equipo o, en el extremo opuesto, convertirte en un microgestor temido, intenta ser un punto de contacto, no un cuello de botella. ¿Quieres mantener a tu equipo encaminado? Establece algunas métricas clave y luego introduce controles semanales en los que los colaboradores puedan decirte los tres elementos principales en los que están trabajando esa semana. Puedes hacer un registro rápido durante la semana a través de Slack o correo electrónico, pero, en su mayor parte, se trata de aprender a confiar en las personas que has contratado para hacer un gran trabajo.

Vieja regla: ser un buen gerente

Nueva regla: sé un gran líder

Cuando se trata de ser propietario de un negocio, una de las cosas más importantes que puedes aprender es la diferencia entre un gerente y un líder. Cualquiera puede dirigir un equipo (con diversos grados de éxito), pero implica mucho tiempo, energía y esfuerzo que probablemente no tengas a tu disposición en este momento.

En lugar de ver tu función como si estuvieras administrando un equipo de empleados, concéntrate en aprender también cómo ser un líder fantástico. Sé creativo y flexible. En lugar de señalar con el dedo a tus colaboradores (o la pandemia), aprende a ser proactivo en lugar de reactivo. ¿Qué puedes hacer mejor como líder? ¿Dónde puede mejorar tu equipo? Aprende a capacitar para que funcione de forma autónoma y a un alto nivel.

Recuerda, esto no se trata solo de hacer lo que sea mejor o más cómodo para ti. Requiere práctica, pero eventualmente encontrarás la mejor solución para tus clientes, empleados y los resultados.