¿Serán los muebles del futuro como los ha imaginado el cine y la televisión? ¿High-tech, asépticos, retro, conectados…? Lo que está claro es que se tendrán que adaptar a la evolución de la sociedad y a nuevas necesidades. Los cambios que se avecinan no son pocos.

La globalización traerá eclecticismo y cierta uniformidad

Unos 10,000 millones de personas habitarán el planeta antes de 2060, según las previsiones. Será un gran enjambre de humanos conectados. ¿Qué significa esto? Si ahora el mundo nos parece pequeño, en 30 años será la aldea global que pronosticaba Marshall McLuhan.

La globalización cultural nos llevará a amueblar de forma ecléctica.  Todo valdrá. Gracias al aumento de la oferta y al comercio online, será mucho más fácil encontrar cualquier tipo de mueble (estilo, época, procedencia) y amueblar el hogar olvidando cualquier directriz clásica de interiorismo. Combinaremos estilos y piezas sin reparo. Esto llevará a que en cualquier parte del mundo se fabriquen piezas que antes eran típicas de una región determinada.

El mundo será más pequeño pero las marcas más grandes. Ikea está abriendo tiendas en India y ya ha anunciado que abrirá mercado en Latinoamérica próximamente. Una casa de Madrid se podría parecer, y mucho, a otra en Bombay.

Las mini-viviendas requerirán muebles más versátiles

¿Dónde vivirán esos 10,000 millones de personas? Cerca del 66% lo harán en núcleos urbanos (ver artículo). La concentración de población en grandes ciudades se acentuará y nos tendremos que acostumbrar a vivir en habitáculos más pequeños (los japoneses son pioneros).

Los muebles se adaptarán a estas micro-viviendas de dos formas: serán más pequeños y versátiles. En Pinterest ya hay miles de ejemplos de piezas que cumplen dos o incluso tres funciones. He aquí una buena idea de negocio para desarrollar en los próximos años.

La oficina invadirá parte del hogar

El típico trabajo de oficina de 9 a 6 está en declive en todo el mundo. El hogar se está convirtiendo en una segunda oficina, un espacio donde trabajamos total o parcialmente (ver artículo).

El espacio de trabajo cobrará mayor importancia dentro del hogar. No se tratará únicamente de tener un escritorio donde poner el laptop y una silla donde sentarse: será un rincón para trabajar y también para aislarse, estudiar, emprender proyectos, disfrutar de cosas de forma individual…

Los muebles estarán conectados para facilitar la vida

Muchos electrodomésticos nuevos ya pueden conectarse a Internet. Lo mismo ocurrirá con los muebles en los próximos años. Gracias a sensores, mesas, sillas, sofás, estanterías y camas recogerán información sobre nuestra actividad para hacernos la vida más sencilla y saludable. Serán como estos colchones inteligentes o este armario que lava, plancha y coloca la ropa.

El internet de las cosas será la tecnología que más impacte en los próximos años, según un estudio europeo (link interno). Y todo lo que está conectado conlleva un riesgo: ¿cómo asegurarse de que esa información no es usada sin conocimiento del usuario? La protección de la privacidad será un gran reto.

El envejecimiento de la población requerirá muebles adaptados

En 2050, la población mayor de 60 años será de 2,100 millones, el doble que en la actualidad (artículo). España tendrá una de las tasas de envejecimiento más altas del mundo. ¿Repercutirá este fenómeno en la industria del mueble?

Si bien las personas mayores suelen estar sentimentalmente más atadas a sus propiedades y son más reacias al cambio, es lógico pensar que se desarrollará una industria de muebles, electrodomésticos y accesorios pensados para este segmento. Comodidad, estabilidad, accesibilidad y ergonomía son algunos de los atributos que definirán estos productos.

La conciencia ecológica potenciará materiales más sustentables

Cada segundo que pasa, le pedimos más a la Tierra para satisfacer nuestras necesidades… y los recursos son limitados. La economía circular (reducir,reciclar, reutilizar) ya no será un bicho raro y moldeará una nueva forma de fabricar y consumir muebles.

Frente a las maderas macizas, que se seguirán utilizando en muebles de lujo o semi-lujo, ganarán terreno opciones más baratas como los aglomerados, el plástico y el cartón reciclado.

Esta preocupación por la sustentabilidad potenciará el cuidado de los bosques y también que la fabricación responda a unos niveles mínimos de respeto hacia la mano de obra y las comunidades. Igualmente se dará más valor a las piezas elaboradas de forma artesanal siguiendo la tradición y usando materiales ecológicos.

Convivirán viejos y nuevos materiales

Además de la madera, el hierro forjado, el aluminio, el vidrio, el cuero y otros materiales con los que los fabricantes y los consumidores están muy familiarizados, en las próximas décadas se experimentará más y más con nuevos materiales. Podemos empezar mencionando aquellos empleados por las impresoras 3D (plásticos, polvos, filamentos, bolas, gránulos y resinas, entre otros). Estas máquinas irán ganando protagonismo en la industria porque ofrece una ventaja interesante: una impresora 3D industrial reduce un 75% los costos y el tiempo de manufactura (Fuente: Endeavor México).

Avances producidos en unas industrias determinadas serán adaptados por otras. Materiales propios de la aeronáutica, la automoción y la arquitectura acabarán, en mayor o menor medida, entrando en el hogar en forma de mueble.

Y como mencionaba en el apartado anterior, los innovación en los procesos de reciclado permitirá a los fabricantes experimentar con materiales nuevos obtenidos de desechos muy diferentes.

El turismo internacional también repercutirá en la industria

La aldea global que mencionaba anteriormente estará habitada por homo turistus. Según las proyecciones, de aquí a 2050, el turismo podría crecer a razón de 50 millones de visitantes internacionales por año. Es decir, ¡llegaremos a 3,000 millones de turistas al año! Esto repercutirá en la industria del mueble de varias formas:

  • contribuirá al efecto globalización+eclecticismo explicado arriba
  • aumentará el número de habitaciones hoteleras, y por tanto el mobiliario para hoteles
  • se desarrollarán los servicios de envío internacional de muebles para satisfacer la necesidad de los turistas de llevarse piezas adquiridas durante sus vacaciones.

Escrito por Raúl De La Torre  masmadera.net

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *